Tianguis Tlaloc Ante la crisis: Alternativas de treuque y multitrueque Nucleos activos y solidarios de la sociedad civil de muchas partes del mundo estan ingeniando formas alternativas y/o complementarias para hacer frente a la crisis economica, en forma digna y sostenible.

Estos nucleos no depositan sus esperanzas en un dinero manejado por bancos y por el cual solo los poderosos, corporativos o especuladores, se benefician mientras que mucha gente resulta mu endeudada y hasta expropiada de sus bienes puestos en garantia. Tampoco se atienen a ayudas o concesiones excepcionales ni optan por cainos violentos.

Para materializar un bienestar social con las capacidades reales de la poblacion, combatiendo la desocupacion, el desempleo, el desabasto, la carencia de dinero y la fragmentacion social, estas iniciativas recurren al treuque y al multitrueque de productos y servicios. Se crean redes, circulos, grupos, pequenos o amplios, de reconocimiento y confianza, que contribuyen a la regeneracion del tejido social.

Para facilitar los intercambios, se emiten simbolos de valor, sin fines lucrativos, partidarios o confesionales, de modo tal que se favorezca la reciprocidad entre la gente, ya que la gente es a la vez necesitada de los demas y util a los demas. Se reconoce que toda persona, familia, microempresa, necesita de la sociedad y es a la vez un potencial para servirla.

A la vez que se reactiva la sociedad desde sus bases, en forma cooperativa y responsable, se lucha contra las condiciones que nos mantienen en una depresion, y que cran inseguridad y el crimen multifacetico, hoy una de las mayores amenazas.

Dinero y mercado de la gente
El Tianguis Tlaloc
"La Otra Bolsa de Valores" conociendo algunas de estas experiencias, lanzo en 1996 la iniciativa de crear un mercado solidario ("tianguis") entre pruductores y servidores, tanto urbanos como rurales. Estos se inscriben libremente, llenando una ficha donde se asientan criterios eticos y sociales asi como se suscribe el compromiso personal y la oferta responsable de pruductos o servicios.

Este Tianguis se apoya con el uso de un vale llamado TLALOC, para fomentar el multi-trueque, y que equivale a una hora de trabajo social, misma que por convencion establecida por los miembros del tianguis se aprecia en un minimo de $25 pesos o US $3 dolares.

Ciertamamente, un dentista puede considerar que su hora de trabajo cuesta mas que la de un peon de albanileria, dados los gastos efectuados previamente para ofrecer su servicio. Por esta razon, en este tianguis es posible negociar hasta cuatro veces el aprecio en Tlaloc de una hora de trabajo, pero no mas, pues se considera que el valor humano es inconmensurable y los precios en el Tianguis son solo medios para cooperar y reestablecer niveles cualitativos de vida y socializacion. El Tlaloc no sirve para atesorar ni para 'hacer transa' por sobre la relacion que se establece.

A lo largo de dos anos 1996 y 1997, el Tianguis ha logrado incorporar a 150 entitadas -personas, talles, grupos comunitarios- que se identifican con este objetivo solidario y procuran intercambia productos y servicios, utilizando parcialmente el Tlaloc en combinacion con la moneda oficial.

El Tlaloc en un inicio funciona como en descuento al precio justo que se fija para negociar productos o servicios. Actualmente casi toda entidad economica que los ofrece, ante la depresion dominante, se ve en la necesidad de hacer descuentos a su razonable ganancia para adaptarse a las capacidades de pago de la gente. Con el Tlaloc, en logar de volatilizar un valor y regalarlo sin esperar reciprocidad, se establece un sistema apreciador por el cual se generan reconocimientos sociales que significan oportunidades economicas para quienes no las tienen.

El Tianguis ha establecido que el precio de cada transaccion se cubra por lo menos con un 10% en Tlaloc. Afortunadamente hay quienes aceptan u porcentaje mayor, lo cual se estimula ampliamente.

El Tlaloc se distribuye entre los miembros del Tianguis en denominaciones de 1/2, 1, 2, 3, 4 y 5. El vale no tiene ningun significado aun impreso sino hasta que es firmado por quien lo emite, como un deudor del Tianguis, y por quien lo recibe, quien resulta acreedor del Tianguis por los Tlaloc que ha aceptado. Todo miembro responsable el Tianguis, usando los Tlaloc, emitiendolos y aceptandolos, es a la vez deudor y acreedor. Todo miembro del Tianguis se obligar a aceptar por lo menos tantos Tlaloc como los que ha emitido.

Cada vale esta disenado para que pueda endosarse y circular hasta por diez transacciones entre miembros del Tianguis. Una vez llena la planilla de endosos el vale puede cambiarse por un nuevo, esta vez ya acreditando una deuda. Y esto permite ir midiendo la circulacion y las transacciones que se estan propiciando en el Tianguis.

Tambien, con caracter experimental, se ha disenando una modalidad de cheque, por la cual se pueden hacer pagos en montos diversos, quedando documentadas las operaciones entre el deudor, el acreedor y el contador del Tianguis.

Cada participante al inscribirse recibe automaticamente 15 Tlaloc en vales y cheques con un credito de 40 Tlaloc, los cuales solo se valorizan cuando son emitidos con su firma.

"La Otra Bolsa de Valores" ha estado publicando un boletin trimestral donde se anuncian tanto las ofertas como las demandas de los tianguistas, asi como los datos de cada uno, a fin de que la comunicacion se pueda efectuar libremente. Este boletin circula tambien en forma autonoma a traves de reuniones y los propios miembros del Tianguis.

La intercomunicacion puede efectuarse inicialmente mediante el telefono, incluso correo electronico, aunque poco despues se susciten visitas, encuentros y ferias. Cada miembro inscrito es responsable de la calidad de lo que ofrece y en cada transaccion las dos partes tienen que cuidar el respeto a sus intereses a mutua satisfaccion. De este modo la confianza se acrecentara entre los participantes del Tianguis, reforzando su vida economica y cohesionando social y culturalmente a la comunidad.

El manejo de este sistema es democratico, en bas a las transacciones efectuadas por cada quien, no tiene fines de lucro ni de proselitismo politico o religioso. Se efectuan reuniones periodicas, a modo de convivios y ferias, para compartier experiencias en el nivel de intercambios de productos y servicios, pero tambien para crear empatias, consensos, nuevas relaciones y acrecentar la cohesion del Tianguis en terminos sociales, culturales y eticos.

Si bien ha existido un impulsor inicial, "La Otra Bolsa de Valores", se procura que se formen pequenos grupos zonales o microregionales, que un forma autonoma faciliten la comunicacion cara a cara, y tambien grupos de interes o enfoque, como lo son los ecologistas, los etnicos, los culturales, los civicos, los espirituales, los medicos, etc.

En gran desafio que se preve es el superar el divorcio entre campo y ciudad, buscando eliminar las intermediaciones parasitas y antisolidarias asi como las barreras de distancia, transportacion, almacenamiento y distribucion de productos. Identificar solidaridades entre grupos urbanos y rurales es muy importante no solo en terminos ideologicos o culturales sino tambien en terminos economicos, de produccion y consumo, para los cual hay que disenar conexiones e intermediaciones positivas.

En todas la geografias
Se invita a todos los sectores a innovar formas y medios de intercambio

Un gran esfuerzo esta aun por realizarse tanto de parte de los consumidores como de los productores para operativizar estructuras economicas que de verad fomenten a la sociedad y respeten el medio ambiente. El Tianguis Tlaloc es una semilla y a la vez una orientacion que puede inspirar experiencias microregionales y regionales en diversas partes del pais, en consonancia con otras en el continente latinoamericano.

Ya en los estados de Yucatan, Oaxaca, San Luis Potosi, Michoacan, se efectuan consultas para emular esta experiencia. Igualmente, el Tianguis Tlaloc suscita intres in Los Angeles, California, y e Sao Paulo Brasil, y desde paises tan alejados como Senegal y Tailandia nos han efectuado consultas.

Estamos en la etapa de diseno y experiencia elemental. Sabemos que el trueque nuevamente se practica en algunas comunidades indigenas, como en Patzcuaro o en la Sierra de Puebla, para las cuales el multitrueque puede ser un factor multiplicador. Hay que vencer sospechas y desconfianzas propias de ua situacion predominante plagada de abusos y fracasos. En materia de dinero, valores, precios y mercado, hay muchos mitos por devanecer a fin de que resulten nuevamente un medio y no un fin, al servicio del bienestar de la gente comun. Y en ello, las verdaderas solucions no vendran de arriba ni de afuera, se prodran encontrar solo con la participacion consciente y responsable de la sociedad, a partier de si misma y de sus intereses cotidianos mas elementales y justos.

Tanto el sector privado, la empresa, como el sector publico, el gobierno, deben interesarse en estas experiencias y apoyarlas desde sus respectivos campos. Las empresas chicas, medianas y grandes que sufren el embate de la globalizacion transnacional requiren retomar su resposabilidad hacia la sociedad local, sea consumidora o produtora, hacia su untorno ambiental, y recrear una economia verdaderamente sostenible. Los gobiernos y dependicias nacionales, estatales y municipales, requieren apoyar los esfuerzos de la poblacion de manera que sus capacidades productivas no se frustren, se fortalezcan y se orienten a satisfacer las necesidades comunes mas elementales y sin exclusiones.